Los exiliados somos gente triste, propensos a recordar cosas que nunca sucedieron, y un día nos sorprende la muerte en un país extranjero del cual solo recordamos que había un hombre que tocaba un piano..”

Arístides Vargas

Desde 1999, todos los 21 de marzo se celebra el “Día Mundial de la Poesía”. decisión que fue aprobada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura UNESCO.

¿Por qué la poesía en psicoanálisis? 

Se preguntarán qué tiene que ver la poesía con el psicoanálisis. La poesía es un acto humano que involucra sentimientos y palabras dispuestos de una manera que logra transmitir emociones. En este sentido, Freud se ocupó de tratar de explicar la poesía como fenómeno psíquico, tanto a nivel de su producción como de su recepción, a través del análisis concreto de obras literarias, plantea algunas hipótesis sobre “el resorte de la técnica del poeta” y la considera como parte de la casuística.

Ahora bien, la palabra puede atravesar el umbral del código común y tener consecuencias. En el Seminario 1, Lacan plantea que el límite inefable de la palabra radica en el hecho de que la palabra crea la resonancia de todos los sentidos.

El acto de la palabra poética es creativo, es una palabra particular fuera del circuito de la comunicación. Queremos destacar cómo la poesía puede ser usada por todos, ya sea escribiendo o leyendo, en el sentido de que puede tener efectos sobre quien la usa.  

Tal es el ejemplo de Arístides Vargas, reconocido dramaturgo argentino, cuyo arte atraviesa el dolor, la tragedia y el trauma del exilio, tema central que ocupa los titulares de hoy en día y vivencias de muchos de los ciudadanos del mundo. 

Yumilis y Oriana