El juego en los niños: una forma de tramitar malestar

El juego en los niños

Es muy común pensar que los niños juegan para divertirse, pasar el tiempo, distraerse o incluso porque “no saben hacer otra cosa”. Los adultos suelen considerar el juego de los niños como “cosas de niños”, poco trascendental y poco importante. Sin embargo muchos padres presentan inquietudes respecto al juego que hacen algunos niños.

¿Por qué jugar?

En principio, si un niño juega, y más aún lo hace como sus pares, a su tiempo, se puede pensar que se está estructurando correctamente, que se está apropiando del mundo que le rodea y que se está desarrollando en un tiempo “esperable”.

A través del juego el niño se expresa, elabora situaciones, crea, aprende, se alegra. Es su modo, por excelencia, de “ser” en el mundo. Desde el juego el niño responde a las exigencias y demandas del mundo que le rodea. Es una forma de convertir en agradable los acontecimientos que no entiende o que son displacenteros. El juego les permite ser dueños de situaciones incómodas y manejarlas emocionalmente.

“… todo niño que juega se conduce como un poeta, creándose un mundo propio, o, más exactamente, situando las cosas de su mundo en un orden nuevo, grato para él. Sería injusto en este caso pensar que no toma en serio ese mundo: por el contrario, toma muy en serio su juego y dedica en él grandes afectos.”*

Con el juego el niño crea sus propias significaciones, pone en acto y en palabras interpretaciones que apuntan a dar sentido a los eventos que atraviesa. Por ejemplo, cuando el médico ha examinado la garganta del niño o le ha hecho sufrir alguna pequeña operación, es seguro que este suceso aterrorizante se convertirá enseguida en el contenido de un juego.

Juguetes y juegos “prohibidos”

En ocasiones, los padres prohíben el uso de ciertos juguetes, generalmente los relacionados con contenido violento como pistolas y cuchillos. En otros casos, juguetes “de niña o niño” argumentando que la conducta del niño se está modificando debido al uso de esos juguetes. Y así un sinfín de casos.

Por otro lado, están los juegos que inventan los niños. Las historias creadas en los juegos frecuentemente alertan a los padres sobre “situaciones” que creen que ocurren. Así mismo, cuando los niños hacen dibujos con ciertos colores o con ciertos temas, los padres se asustan y la mejor respuesta que tienen es prohibirlos. 

Lo que hay que entender es que el niño manifiesta en sus juegos algo que le inquieta o le preocupa. Quitarle un juguete sin mayor fundamento o prohibirle alguna actividad, no aliviará su angustia

“Mi hijo no juega”

Muchos niños presentan dificultades a la hora de jugar. Por ejemplo: no logran armar un puzzle, no pueden seguir instrucciones de un juego de mesa o se molestan cuando pierden frente a su adversario. 

Apelar a los juegos estructurados, los juegos de mesa que traen instrucciones, cartas,  juegos deportivos, video juegos e incluso las lecturas de cuentos ha sido una manera de utilizar la actividad lúdica para distraer a los niños.

Si bien es cierto, estas actividades funcionan justamente como un medio para estructurar a los niños, enseñarles a respetar límites y normas agregando un toque agradable al ocuparles el tiempo, deja por fuera los intentos del niño de crear algo nuevo y de tramitar su malestar. 

* Sigmund Freud (1907) El creador literario y el fantaseo. Pag. 33. Volumen IX (1906-1908) El Delirio y los sueños en la “Gradiva”  de W. Jensen y otras obras.

¡Esta publicación ya ha sido leída 320 veces!

Etiquetas

Escrito por:

Psicóloga clínica de Orientación Psicoanalítica con experiencia en el área psiquiátrica, infantil y adolescente. 

5 respuestas a “El juego en los niños: una forma de tramitar malestar”

  1. Milagros dice:

    ¡Muy importante lo expuesto en este artículo!
    Los adultos nos hemos desconectado del juego y desconocemos lo importante que es para el desarrollo emocional de nuestros niños.

    • Yumilis Rojas dice:

      Gracias por tu comentario. Así es. El juego, entre muchas otras cosas, permiten al niño crear un mundo de posibilidades. Además, esos niños son futuros adultos. Lo que no puedan procesar emocionalmente, siempre los acompañará.

  2. Greyci Cadena dice:

    Excelente señalar en este artículo la importancia del juego en los niños ya que actualmente el juego que disfrutamos muchos de épocas no tan antiguas, los niños de hoy no gozan tanto de este beneficio lo que se observa es la reducción de este tiempo de juego libre debido a largas rutinas de actividades escolares y extracurriculares aunado a las nuevas formas de juego online o tecnológicos ( punto super álgido ) asi que gracias por tan importante acotación por este medio. Felicitaciones por tan lindo y educativo espacio.

    • Yumilis Rojas dice:

      Muchas gracias Greyci. Lo lindo de los niños es que aunque parezcan que no tienen mucho tiempo ejecutar juegos, la fantasía sigue ocupando un lugar privilegiado que despliegan en cualquier espacio que consigan disponible. ¡Admirable!

  3. […] mi experiencia, convertirse en voluntario implica subir a una montaña rusa de emociones y juegos, pero también de palabras, de escenarios y de desafíos. Los niños te ponen a prueba cada vez […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitar una cita con

¡Gracias por contactarnos!

Gracias

se pondrá en contacto contigo en cuanto reciba este mensaje.